La mayoría de edad de mi Wimbledon

27/06/2012

Siempre siento algo especial a la hora de pisar suelo en Londres, pero aún más especial en esta época del año que se juega el torneo mas prestigioso del mundo.

Este Gran Slam, con sus reglas y tradición lo hacen diferente al resto , muchos jugadores lo encuentran incómodo y a veces algo extremo, pero al final cuando repites año tras año aprendes a cogerle cariño y aceptas el reto de jugar en una superficie totalmente diferente a la que se juega el resto del año y sólo son tres semanas, cuatro para los que llegan a la segunda semana de Wimbledon. Algo muy difícil de preparar ya que justo después de Roland Garros empieza la llamada temporada de hierba y muchos están agotados después de Paris y haber jugado otro Grand Slam muy exigente.

Los jugadores tienen la oportunidad de pisar las pistas de Wimbledon antes de jugar su primer partido, pero solo pueden jugar una hora en total, los demás entrenos serán en las pistas de entrenamiento en las instalaciones del Orangie Park, ya que si se entrenase mucho en las de partido a la hora de jugar el primer partido la hierba estaría muy gastada.

La sensación de jugar en una pista de hierba que casi no ha pisado nadie antes es impresionante, es como jugar en una alfombra blandita y perfecta, claro está que hay que modificar los golpes ya que el bote y la rapidez de la pista es completamente diferente al que el jugador esta acostumbrado durante todo el año, pero esa sensación es genial.

Es importante venir con la mentalidad abierta y lo más positivo posible, aceptar que a lo mejor no vas a jugar tan bien como en tu superficie favorita, pero también tu juego, si haces los ajustes necesarios, se puede adaptar perfectamente a esta superficie.

Otra de las cosas que me gusta hacer es pasearme por el recinto el fin de semana justo antes de que empiece el torneo, el sitio es precioso, tienen todo inmaculado y bien decorado con las típicas macetas y flores por todos los sitios con los colores de Wimbledon, lila, blanco y verde la verdad que queda muy bonito y al no haber casi gente se puede apreciar todo y el esfuerzo que hacen los organizadores para que este todo perfecto, ¡ y hay que reconocer que lo consiguen!

Y especialmente emotivo este año que es el 18 aniversario de aquel 2 de julio de 1994, cuando con 22 años, conseguí coronarme aquí y bueno si necesitaba una excusa para celebrar algo, ya la he encontrado, mi victoria cumple su mayoría de edad y aun se me pone la piel de gallina al recordarlo, siempre tengo muchas muestras de cariño y de apoyo de todos vosotros que pudisteis disfrutar de aquel partido y a vosotros estoy muy agradecida, brindemos juntos el 2 de julio

¡Salud!

Deja un comentario

(Required)